Monday, April 14, 2008

IRMA, Rectal Microbicides and Spain!

Planeta Salud, a new NGO based in Barcelona, has included a great overview of rectal microbicides in the March edition of their newsletter. You can read it here, or below.

Microbicidas... también rectales
Autor: Gabriel Boichat

Hasta hace apenas dos años, casi nadie hablaba de la importancia de tener microbicidas rectales como una necesidad tan urgente como la de contar con microbicidas vaginales. Sin embargo, en la V Conferencia Mundial sobre Microbicidas 2008 celebrada la última semana de febrero en la capital de la India, Nueva Delhi, se apreció los resultados de un esfuerzo de incidencia política que ha logrado colocar estos microbicidas en el centro del debate.

¿Por qué es importante contar con un microbicida rectal? Según Jim Pickett, presidente del grupo Internacional de Activistas por un Microbicida Rectal (IRMA, en sus siglas en inglés) es fundamental dado que el sexo anal es una práctica muy extendida en todo el mundo (más de los que se suele pensar) y no sólo reducida al grupo de Hombres que tienen Sexo con Hombres (HSH), sino también entre parejas heterosexuales. De hecho, en números absolutos, en Estados Unidos hay 7 veces más mujeres que practican sexo anal que hombres gays. Y seguramente lo más preocupante: en todo el mundo, casi la totalidad de las penetraciones anales se hacen sin protección.

Por otra parte, es necesario tener en cuenta que, si algún día se consigue comercializar un microbicida vaginal, es muy probable que se acabe utilizando también para las relaciones anales y, sin embargo, el ano y el recto son muy distintos de la vagina. Por lo tanto, un producto que sea seguro y eficaz en la vagina puede no ofrecer ninguna protección ante el VIH o incluso aumentar el riesgo de infección si se usa durante el sexo anal. De esta forma, es fundamental, por una parte, hacer ensayos de seguridad de los candidatos a microbicidas actualmente en estudio para su uso anal y, por otra parte, investigar para conseguir un microbicida rectal que sea seguro, eficaz y accesible para todas las personas que lo necesiten.

Sin lugar a dudas, la conferencia de Nueva Delhi cristalizó el interés por los microbicidas rectales con, por ejemplo, una sesión satélite en la que participaron más de 100 investigadores y activistas, además de una cantidad inédita de presentaciones relacionadas con estos productos.
Buena parte de este éxito se debe al trabajo realizado por organizaciones como IRMA. Este grupo de activistas reúne a más de 700 personas de unos 40 países que defienden la necesidad de contar con un microbicida rectal y que buscan el acercamiento entre investigadores y activistas.

Entre otras acciones, aprovecharon su presencia en Nueva Delhi para presentar el documento “Less Silence, More Science” (Menos Silencio, Más Ciencia) que se puede considerar como una instantánea de la situación actual del campo de los microbicidas rectales, así como una invitación a asumir los retos que se presentan para el futuro. Así, se pueden encontrar desde el contexto de la pandemia del VIH con datos sobre prácticas anales en todo el mundo, el estado actual de la investigación en microbicidas rectales, hasta los objetivos alcanzados hasta el momento gracias al esfuerzo comunitario y los objetivos de futuro.

Primeros ensayosUn buen indicador de que los microbicidas rectales han entrado en la agenda de los investigadores es que ya ha comenzado el primer ensayo de seguridad (fase I) para determinar si el gel basado en el componente activo UC-781 (un inhibidor de la transcriptasa inversa no análogo de nucleósido - ITINN) es seguro para su uso rectal. Se trata de un ensayo que lleva a cabo la Universidad de California, Los Angeles, desde mayo de 2007 y patrocinado por CONRAD y Instituto Nacional de Salud (NIH, en sus siglas en inglés) de EE UU.

Este estudio de fase I, a doble ciego, de reparto aleatorio y con control, tiene tres objetivos principales. Evaluar la seguridad y aceptabilidad del microbicida vaginal UC-781 en gel en concentraciones de 0.1% y 0.25% frente a un placebo, cuando es usado en el recto; determinar si el uso de este microbicida se asocia con algún daño en la mucosa rectal; y determinar la farmacocinética de UC-781 en el recto con el fin de obtener datos sobre la absorción del producto, lo que permitirá tener una previsión del impacto de la aparición de resistencias en un futuro ensayo con personas que viven con VIH. Los resultados de este estudio que cuenta con la participación de 36 hombres y mujeres no infectados por VIH se esperan para finales del 2008.

Este estudio es el primero, pero no el último. En breve, se espera el inicio de estudios de seguridad con otros dos candidatos a microbicidas vaginales (PRO2000 y Vivagel), además de la continuación de todos los demás estudios actualmente en curso destinados, por ejemplo, a conocer más a fondo las características de la mucosa rectal, el proceso de infección por VIH en el recto o los efectos de combinaciones de compuestos antirretrovirales en el recto, como el estudio llevado a cabo en la Universidad de Londres por Carolina Herrera, una investigadora española que es parte del equipo del Dr. Robin Shattock.

El primer paso ya se ha dado al lograr colocar los microbicidas rectales en la agenda de muchas investigaciones y debates. Ahora se trata de seguir trabajando para que se acelere la investigación científica que permita, en un futuro no lejano, contar con un microbicida seguro, eficaz y accesible.

Fuente:
- IRMA. "Less Silence More Science, Advocacy to Make Rectal Microbicides a Reality", 2008.
- Elaboración propia.

DerechosReservados ® Planeta Salud

1 comment:

Jim Pickett said...

Thanks for a fantastic article, Gabriel. I hope you write for the IRMA blog again!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...